Habilitar la accesibilidad Habilitar la accesibilidad

Takeda presenta en España una nueva opción de tratamiento de primera línea para el cáncer de pulmón avanzado no microcítico ALK+

19 de mayo de 2021
  • El cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) ALK+ suele presentarse a edad más temprana que otros subtipos, es algo más frecuente en mujeres y puede desarrollarse en personas sin historial previo de tabaquismo o que han fumado poco.

 

  • Un 60% de los pacientes con este tipo de tumor acaba desarrollando metástasis cerebrales, una complicación que tiene un gran impacto sobre la calidad de vida y reduce la supervivencia.

 

  • España ha formado parte de la investigación del medicamento, en la que han participado 13 centros hospitalarios del Sistema Nacional de Salud.

 

Los pacientes diagnosticados de cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) positivo para la quinasa del linfoma anaplásico (ALK+) dispondrán a partir de ahora de una nueva opción terapéutica, una terapia dirigida que ha sido desarrollada por Takeda y aprobada por el Ministerio de Sanidad. El reordenamiento de ALK está presente en aproximadamente un 5% de los tumores de pulmón no microcítico y presenta algunas peculiaridades respecto al resto de los subtipos existentes. Aunque su incidencia es baja, tiene un gran impacto en la supervivencia y en la calidad de quienes lo padecen, siendo algo más frecuente en mujeres, en personas jóvenes con una mediana de edad de 52 años y en personas que no fuman o fuman poco. Además, un 60% de los pacientes con este tipo de tumor, que suele detectarse en estadios avanzados, acaban desarrollando metástasis cerebrales, lo que repercute negativamente en su pronóstico y también en su supervivencia.

 

Este particular perfil de pacientes que sufren este tumor es un hecho destacado por el doctor Mariano Provencio, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) y jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), que se basa en los datos del Registro de Tumores Torácicos (RTT) del GECP. Dicha herramienta muestra la variabilidad de subtipos de cáncer de pulmón. “Gracias al mayor conocimiento que tenemos de estos tumores en la última década sabemos que no estamos tratando con una única enfermedad, sino con una auténtica constelación de ‘subenfermedades’ con alteraciones moleculares específicas”, subraya, para insistir en que la solución para estas personas pasa por la investigación. “Necesitamos avanzar y explorar la medicina de precisión para poder ofrecer a los pacientes con dianas moleculares terapias que nos permitan mejorar su calidad de vida y su supervivencia”, señala.

 

En la misma línea, la doctora Rosario García Campelo, jefa del Servicio de Oncología del Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (CHUAC), afirma que “un claro reflejo de los avances en medicina de precisión es que, para los pacientes con CPNM avanzado portadores de la traslocación de ALK, se dispone hoy de un amplio arsenal terapéutico con inhibidores de ALK (ALKi) de segunda generación que han demostrado una potente actividad en primera línea en comparación con crizotinib, tanto en términos de eficacia sistémica como de eficacia cerebral”.

 

El nuevo tratamiento, en cuyo desarrollo han participado 13 centros hospitalarios del Sistema Nacional de Salud, se trata de una terapia dirigida -inhibidor de la tirosina-quinasa (TKI) de segunda generación- diseñada para inhibir ALK, el oncogén C-ROS 1 (ROS1) y el receptor 1 del factor insulínico de crecimiento (IGF-1R, por sus siglas en inglés), además de superar mecanismos de resistencia asociados a otros inhibidores ALK. Los ensayos clínicos, de dos años de seguimiento, han revelado que esta nueva opción terapéutica demostró un eficacia sistémica e intracraneal superior a crizotinib, reduciendo el riesgo de progresión intracraneal o de muerte en un 69% en los pacientes con metástasis cerebrales de inicio. De hecho, según los resultados de los ensayos clínicos, los pacientes tratados con este nuevo medicamento vivieron más del doble de tiempo sin que la enfermedad progresara que aquellos pacientes que recibieron el tratamiento estándar.

 

La doctora García Campelo resalta como elementos clave de los inhibidores ALK de segunda generación, además de su eficacia sistémica y cerebral, el aumento de la supervivencia libre de progresión, el perfil de toxicidad y el beneficio en términos de calidad de vida. Y es que este fármaco fue bien tolerado y su dosificación, de una única toma diaria, repercute positivamente sobre la calidad de vida de los pacientes, personas en edad laboral que ven interrumpida su vida cotidiana como consecuencia de la enfermedad. Este es uno de los motivos por los que este subtipo de cáncer de pulmón tiene un fuerte impacto emocional sobre las personas que lo padecen.

 

“El compromiso de Takeda hacia los pacientes nos impulsa a buscar tratamientos avanzados para las personas con cáncer de pulmón y a cubrir sus necesidades”, dijo Andrea Naves, Directora Médica para la Unidad de Oncología de Takeda Iberia. “Estamos orgullosos de los resultados positivos de esta nueva alternativa para el tratamiento en primera línea del CPNM avanzado o metastásico ALK+, incluyendo los datos de eficacia sistémica e intracraneal, y particularmente por el hecho de que ya esté disponible en España para los pacientes”.

 

Acerca del CPNM ALK+

El cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) es la forma más frecuente de cáncer de pulmón y representa aproximadamente el 85% de los 1,8 millones de casos nuevos de cáncer de pulmón que la Organización Mundial de la Salud estima que se diagnostican cada año a nivel mundial.1,2 Estudios genéticos indican que los reordenamientos cromosómicos en el gen de la quinasa del linfoma anaplásico (ALK) son factores patogénicos clave para un subgrupo de pacientes con CPNM.3 Aproximadamente del 3% al 5% de los pacientes con CPNM metastásico presentan una traslocación en el gen de la ALK.4,5,6

 

Takeda se ha comprometido a continuar realizando actividades de investigación y desarrollo en el CPNM para mejorar las vidas de los aproximadamente 40.000 pacientes a nivel mundial a los que se les diagnostica esta forma grave y rara de cáncer de pulmón cada año.7

 

Sobre Takeda 

Takeda es una compañía biofarmacéutica líder a nivel internacional con sede central en Japón, basada en valores e impulsada por su actividad en I+D. Takeda está fuertemente comprometida con descubrir y aportar tratamientos que transforman la vida, guiados por nuestro compromiso con los pacientes, las personas y el planeta. Takeda centra sus esfuerzos de I+D en cuatro áreas terapéuticas: oncología, enfermedades raras genéticas y hematológicas, neurociencias y gastroenterología. También realiza inversiones de I+D específicas en terapias derivadas de plasma y vacunas. Nos centramos en desarrollar medicamentos altamente innovadores que contribuyen a marcar una diferencia en la vida de las personas a través de avanzar en nuevas opciones de tratamiento, el impulso y la optimización de la I+D y la potenciación de la compañía para crear una cartera sólida y diversa de fármacos. Nuestros empleados están comprometidos con mejorar la calidad de vida de los pacientes y con la colaboración con distintos partners en el área de asistencia sanitaria en aproximadamente 80 países.

Si desea obtener más información, visite www.takeda.com o www.takeda.es