Habilitar la accesibilidad Habilitar la accesibilidad

La esfera emocional es parte del criterio de tratamiento de TDAH en niños y adolescentes

21 de marzo de 2021

La esfera emocional adquiere cada vez mayor trascendencia en el abordaje de las personas con este trastorno

El tratamiento del TDAH debe ser multimodal, con una combinación de medidas farmacológicas, psicológicas y psicopedagógicas, y adaptado a cada caso

El modo en que el paciente se enfrente al trastorno durante su niñez y adolescencia marcará el modo de padecerlo en la edad adulta

En el abordaje del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) adquiere cada vez mayor importancia su impacto emocional sobre el paciente, siendo la falta de autoestima una de las principales consecuencias, que sirve como indicador en la toma de decisión sobre posibles medidas terapéuticas. “La razón más importante a la hora de determinar si hay que tratar a un niño con TDAH es que tenga la autoestima baja por culpa de su hiperactividad, inatención o impulsividad”, afirma el doctor José Ramón Gutiérrez Casares, psiquiatra infantil en Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz y coordinador científico de las ‘Jornadas de abordaje 360 al TDAH: Una mirada multidisciplinar al trastorno’ que Takeda celebró los días 17 y 18 de marzo.

Según este experto, a consecuencia de los síntomas del TDAH, muchas de estas personas no están bien aceptadas socialmente y además suelen recibir comentarios negativos, reproches y castigos, lo que suele impactar sobre su autoestima. Cuando esto les afecta en exceso en la esfera emocional, hay que plantearse si tomar medidas para frenar la impulsividad o manejar las funciones cognitivas. “En el momento de implantar un tratamiento, hay que tener en cuenta la terapia farmacológica y la psicoterapia, buscando la remisión de los síntomas y que puedan desarrollar las actividades sociales con normalidad.”, afirma el doctor Gutiérrez.

Por tanto, el tratamiento del TDAH debe ser multimodal, con una combinación de medidas farmacológicas, psicológicas y psicopedagógicas, adaptado a las necesidades, características y circunstancias de cada niño o adolescente, y multidisciplinar, con la implicación también de su entorno. “Queremos profundizar en un abordaje del TDAH no solo desde la perspectiva del psiquiatra, neurólogo o psicólogo, sino que tenga en cuenta a otros profesionales sanitarios como los médicos de Atención de Atención Primaria, a los técnicos profesionales de enfermería, padres o profesores”, declara este psiquiatra.

Técnicas para mejorar la comunicación y para ayudar a mantener la atención, para vencer la frustración, el fracaso y la sensación de fallar en todo, trabajar el autoconcepto, medidas de refuerzo y la educación, también de la familia y el medio escolar, forman parte de la estrategia para ayudar al paciente a mejorar los síntomas y a llegar a la edad adulta en mejores condiciones para afrontar el trastorno. El TDAH está ligado al neurodesarrollo, por lo que el modo en que el paciente se enfrente a él durante su niñez y adolescencia marcará su personalidad futura. Cabe recordar que este trastorno neurobiológico comienza a manifestarse principalmente en niños y adolescentes, con una prevalencia en la población infantil española entre el 4 y el 7%, aunque más del 50% lo mantiene en la edad adulta.

Otro de los aspectos abordados en las sesiones fue el consumo de sustancias adictivas, ya que las personas con TDAH tienen mayor riesgo de caer en adicciones, sobre todo al alcohol y la cocaína, señala el Dr. Gutiérrez. La aversión a retrasar la satisfacción, común en estas personas, así como el rasgo de impulsividad, explican esta mayor tendencia al consumo de sustancias.

Las jornadas también prestaron atención al TDAH cuando este viene acompañado de discapacidades intelectuales y, especialmente, autismo. En este caso, es necesario reforzar las estrategias entorno a los problemas de aprendizaje, mediante técnicas para fomentar la atención y concentración de estos niños y adolescentes.

Sobre Takeda

Takeda es una compañía biofarmacéutica líder a nivel internacional con sede central en Japón, basada en valores e impulsada por su actividad en I+D. Takeda está fuertemente comprometida con descubrir y aportar tratamientos que transforman la vida, guiados por nuestro compromiso con los pacientes, las personas y el planeta. Takeda centra sus esfuerzos de I+D en cuatro áreas terapéuticas: oncología, enfermedades raras genéticas y hematológicas, neurociencias y gastroenterología. También realiza inversiones de I+D específicas en terapias derivadas de plasma y vacunas. Nos centramos en desarrollar medicamentos altamente innovadores que contribuyen a marcar una diferencia en la vida de las personas a través de avanzar en nuevas opciones de tratamiento, el impulso y la optimización de la I+D y la potenciación de la compañía para crear una cartera sólida y diversa de fármacos. Nuestros empleados están comprometidos con mejorar la calidad de vida de los pacientes y con la colaboración con distintos partners en el área de asistencia sanitaria en aproximadamente 80 países.

Más información en: www.takeda.com y www.takeda.es