Habilitar la accesibilidad Habilitar la accesibilidad

Takeda inicia el desarrollo de un tratamiento derivado del plasma para el COVID-19

5 de marzo de 2020
  • La compañía japonesa está desarrollando una globulina hiperinmune (H-IG) policlonal anti-SARS-CoV-2 para el tratamiento de personas de alto riesgo con COVID-19
  • También está analizando la posibilidad de utilizar productos ya comercializados y moléculas en desarrollo de su cartera para el tratamiento del COVID-19

Cambridge, Massachusetts, EE.UU, y Osaka, Japón, 5 de marzo de 2020 – Takeda Pharmaceutical Company Limited (TSE:4502/NYSE:TAK) (“Takeda”) ha anunciado a miembros del Congreso de Estados Unidos que está iniciando el desarrollo de una globulina hiperinmune (H-IG) policlonal anti-SARS-CoV-2 para el tratamiento de personas de alto riesgo con COVID-19 y que está analizando si productos comercializados y en desarrollo de su cartera podrían ser tratamientos eficaces para los pacientes infectados. El SARS-CoV-2 es el virus que causa el COVID-19.


Las globulinas hiperinmunes son tratamientos derivados del plasma que previamente se ha demostrado que son eficaces para tratar infecciones respiratorias virales agudas graves y que podrían ser una opción terapéutica para el COVID-19. Como líder en el campo de los tratamientos derivados del plasma, debido a sus más de 75 años de experiencia en el desarrollo de estos productos, Takeda tiene la experiencia necesaria para investigar, desarrollar y fabricar una posible H-IG policlonal anti-SARS-CoV-2 a la que ha dado el nombre de TAK-888.


“Como compañía dedicada a mejorar la salud y el bienestar de los habitantes de todo el mundo, vamos a hacer todo lo posible para abordar la amenaza del coronavirus”, ha declarado el Dr. Rajeev Venkayya, presidente de la división de vacunas de Takeda y codirector del equipo de respuesta al COVID-19 de la compañía. “Hemos identificado varios productos y técnicas de la empresa para este fin y esperamos poder ampliar las opciones terapéuticas para los pacientes con COVID-19 y los profesionales sanitarios que les tratan”.


Takeda está actualmente en conversaciones con varias autoridades sanitarias y reguladoras nacionales y con entidades sanitarias de Estados Unidos, Asia y Europa para avanzar rápidamente en la investigación de TAK-888. Esto requiere el acceso al plasma de personas que se hayan recuperado del COVID-19 o que hayan sido vacunadas cuando se desarrolle una vacuna. Estos donantes convalecientes tienen anticuerpos contra el virus que podrían mitigar la gravedad de la enfermedad en los pacientes con COVID-19 y posiblemente prevenirla.


La H-IG actúa concentrando los anticuerpos específicos contra el virus patógeno que están presentes en el plasma obtenido de pacientes que se han recuperado de la enfermedad o de donantes vacunados en el futuro. Al transferir los anticuerpos a un nuevo paciente, esto puede ayudar al sistema inmunológico de esa persona a responder a la infección y aumentar sus posibilidades de recuperación. Dado que es improbable que el plasma necesario para TAK-888 provenga de donantes actuales de plasma, Takeda producirá inicialmente el producto en una zona aislada e independiente de su fábrica de Georgia y su desarrollo y producción no deberían afectar negativamente a la capacidad de Takeda para producir sus otros tratamientos derivados del plasma.


“Los tratamientos derivados del plasma son medicamentos esenciales que salvan vidas y que utilizan diariamente miles de personas de todo el mundo que padecen enfermedades raras y complejas”, ha señalado el Dr. Chris Morabito, director de investigación y desarrollo de la división de tratamientos derivados del plasma de Takeda. “Nuestro legado, junto con nuestra escala, nuestra experiencia y nuestras capacidades, hacen que Takeda se encuentre en una posición única para aprovechar al máximo el potencial de los tratamientos derivados del plasma como TAK- 888”


Además, Takeda está analizando si algunos tratamientos comercializados y moléculas en desarrollo de su cartera podrían ser tratamientos eficaces para el COVID-19. Estos planes están aún en sus fases iniciales pero la compañía les está dando una alta prioridad.


Un grupo de trabajo interno constituido por expertos de la compañía en salud pública, vacunas, tratamientos derivados del plasma e investigación y desarrollo seguirá buscando oportunidades para aprovechar la experiencia y la amplia red de socios globales de Takeda con el fin de encontrar soluciones al problema del COVID-19. El COVID-19 es la enfermedad causada por el coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2), que puede causar neumonía y que ha provocado más de 3.000 muertes en todo el mundo desde su reciente descubrimiento. Hasta la fecha no hay ninguna vacuna ni ningún tratamiento aprobados para prevenir o tratar el COVID-19.

 

Acerca de los tratamientos derivados del plasma

Los tratamientos derivados del plasma son esenciales para tratar a pacientes con una variedad de enfermedades raras, complejas, genéticas y potencialmente mortales para las que hay pocas opciones terapéuticas o ninguna. El plasma es la parte líquida de la sangre, clara y de color pajizo que queda después de eliminar los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El plasma consta de múltiples componentes, los cuales tienen diferentes usos clínicos. Los productos de plasma llevan existiendo desde hace unos 80 años y numerosas compañías farmacéuticas están llevando a cabo investigaciones para evaluar si el plasma puede tener un valor terapéutico adicional en nuevas enfermedades.

 

Sobre Takeda Farmacéutica España

Takeda es una compañía biofarmacéutica líder a nivel internacional basada en valores e impulsada por su actividad en I+D. Takeda tiene su sede central en Japón y está fuertemente comprometida con una mejor salud y un futuro mejor para los pacientes, traduciendo la ciencia en medicamentos altamente innovadores. Takeda centra sus esfuerzos de I+D en cuatro áreas terapéuticas: oncología, enfermedades raras, neurociencias y gastroenterología. También realiza inversiones de I+D específicas en terapias derivadas de plasma y vacunas. Takeda está centrada en el desarrollo de medicamentos altamente innovadores que puedan contribuir a marcar una diferencia en la vida de las personas a través de avanzar en nuevas opciones de tratamiento, el impulso y la optimización de la I+D y la potenciación de la compañía para crear una cartera sólida y diversa de fármacos. Los empleados de Takeda están comprometidos con la mejora de la calidad de vida de los pacientes y con la colaboración con distintos partners en el área de asistencia sanitaria en aproximadamente 80 países y regiones.


Si desea obtener más información, visite www.takeda.com o www.takeda.es