Habilitar la accesibilidad Habilitar la accesibilidad

Takeda invierte 74 millones de euros extra en Singen, Alemania, para la elaboración de una sustancia para su vacuna experimental contra el dengue

26 de noviembre de 2020
  • Con una inversión de 74 millones de euros, se está construyendo una nueva planta dentro del predio de producción de Takeda en Singen, Alemania. El monto complementa la inversión de 130 millones de euros que ya se hizo para la producción de la vacuna en el lugar.

  • Además de la producción de la vacuna, se espera que en este predio se produzca también el principio activo de la vacuna experimental para el dengue (TAK-003) a partir de 2025. La nueva planta de producción albergará a unos 100 empleados.
  • La nueva planta marca otro hito importante en la historia de Takeda en su lucha contra la amenaza del dengue en el mundo.

Singen, 26 de noviembre de 2020 – Takeda Pharmaceutical Company Limited (TSE:4502/NYSE:TAK) (“Takeda”) anunció que comenzó la construcción de una planta en Singen, Alemania, dedicada a la elaboración del principio activo de la vacuna experimental contra el dengue (TAK-003) para 2025. Exactamente al año de haber concluido otra inversión en una planta de producción, la compañía volvió a invertir 74 millones de euros extra en el lugar, un monto total de inversión que supera los 200 millones de euros para la producción de la vacuna en Singen. Esto significa que todo, desde la elaboración del principio activo hasta la producción de la vacuna, el llenado y empaquetado final, incluyendo la distribución a distintas partes del mundo, se realizará desde un mismo centro. Se estima que, a futuro, 100 de los casi 1.000 empleados en actividad en Singen pasarán a trabajar en esta nueva planta de producción.

La construcción comenzó, tal como se esperaba, en septiembre de 2020. La simbólica ceremonia de apertura se realizó recién el 2 de noviembre debido a la pandemia de COVID-19. Asimismo, el evento contó con la participación del Dr. Dirk Oebels, gerente de planta, el alcalde de la ciudad de Singen Bernd Häusler, Claudia Kessler-Franzen y el Dr. Gerd Springe de Singen Aktiv, la organización de marketing de la región y Oliver Rahn, de desarrollo económico de la ciudad. "Venimos muy bien con los plazos de construcción de la nueva planta de producción del principio activo de la vacuna experimental para el dengue”, afirmó el Dr. Dirk Oebels. “Por ende, seguimos avanzando con un ambicioso proyecto que comenzó con la inauguración de la planta de producción hace un año. Además, es un aporte que refuerza el alto perfil de la ciudad de Singen, del estado de Baden-Württemberg y de Alemania como enclave principal para la fabricación de productos farmacéuticos”.

El alcalde Häusler quedó impresionado con el compromiso de Takeda. “Esta nueva inversión de millones de euros refleja el compromiso con la industria y con los empleados que desde aquí hacen un excelente trabajo. Hace décadas que Takeda es un aliado de la región Lake Constance y la incorporación de una planta nueva de esta magnitud en Singen nos enorgullece. Al equipo a cargo de la construcción le deseamos lo mejor y aguardamos ansiosos la inauguración”.

Durante un evento virtual para la prensa celebrado el 26 de noviembre, el Dr. Thomas Wozniewski, Gerente de Fabricación y Aprovisionamiento Global de Takeda; el Dr. Dirk Oebels; Gary Dubin, médico y Head Global del Departamento Médico de la Unidad de Negocios Global del Área de Vacunas de Takeda y Alan Kelly, Líder de proyecto de la Planta de Elaboración de Vacunas en Singen comentaron el estado actual del proyecto, un dato importante para Takeda a nivel global, especialmente en la región.

“La fabricación de la vacuna experimental para el dengue es de altísima prioridad en la cadena de producción global”, explicó Thomas Wozniewski. “La producción del compuesto de la vacuna refuerza nuestra cadena de aprovisionamiento y nos acerca al objetivo de que todo el proceso de producción de la vacuna para el dengue se concentre en Singen. Así aprovechamos más esa sinergia y los años de conocimiento de la técnica de los empleados de Singen”.

“El último año nos recordó el desastre que puede provocar una enfermedad infecciosa que no tiene vacuna, como en el caso del dengue”, comentó Gary Dubin. “El dengue es la enfermedad viral transmitida por el mosquito de más rápida transmisición, responsable de casi 390 mil contagios y 500.000 internaciones por año. La inversión de Takeda en la planta de Singen refleja el compromiso de luchar contra la amenaza del dengue y responder a la demanda de una vacuna en caso que la nuestra obtenga aprobación”.

El compromiso de Takeda con el desarrollo de vacunas

Las vacunas previenen entre 2 y 3 millones de muertes por año y transformaron la salud pública mundial. En los últimos 70 años, Takeda fabricó vacunas para proteger la salud pública de Japón. Hoy, el negocio global de vacunas de Takeda aplica la innovación para responder a las enfermedades infecciosas de más difícil tratamiento, como el dengue, el COVID-19, el Zika y el norovirus. El equipo de Takeda tiene una trayectoria destacada y un capital de conocimiento en el desarrollo y la fabricación de vacunas y acceso mundial para impulsar un pipeline de vacunas que respondan a muchas de las principales necesidades públicas del mundo. Para más información, visite www.TakedaVaccines.com.